Las variedades que cultivamos son las tradicionales de Rioja y en las que se fundamenta el prestigio de la Denominación: Tempranillo (65%), Garnacha (20%), Graciano (5%), Mazuelo (5%) y Viura (5%). Se encuentran situadas sobre el tipo de suelo más característico de la Denominación (arcillo-calcáreo), a una altitud media de 400 metros.

Las condiciones climatológicas extremas (inviernos húmedos y fríos, veranos secos y calurosos) y las precipitaciones inferiores a 300 litros por metro cuadrado se conjugan en perfecta armonía para obtener una viticultura de calidad, siempre orientada a la obtención de grandes vinos. A ello contribuye también el que la media de edad de nuestros viñedos se sitúe entre veinte y veinticinco años, ideal desde el punto de vista de la calidad, llegando algunas viñas a superar los cincuenta años.

Todo el viñedo ha sido transformado de vaso a altas espalderas con una gran cantidad de masa vegetal expuesta, esto nos permite obtener viñas con un gran equilibrio fisiológico de donde obtenemos uvas de una gran madurez y con alto potencial enológico. Nuestras parcelas tienen un sistema de riego por goteo automatizado, lo que nos permite obtener una mejor calidad de uva sin aumentar la producción.

ENR_6619
9712154
ENR_7682
ENR_7641
ENR_7637