Estos vinos han sido elaborados con uvas especialmente seleccionadas, procedentes de nuestros viñedos, con 90% de tempranillo, 5% de garnacha y 5% de mazuelo.

Después de una crianza de dieciocho meses en barrica de roble y al menos seis meses en botella, son unos vinos listos para ser consumidos de forma inmediata o si se prefiere, dentro de los próximos años.